info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
Tulúm y el mar Caribe
agosto 23, 2015
0

18-20 de agosto

 

El 18, aprovechando el viaje de descanso que se tomarían Darwin y su pareja, nos llevaron hasta Tulúm, allí nos encontramos con Miguel, un artesano de bisutería, que trabajaba en casa y en las playas. Vivía en un casa, compuesta por una sala con un colchón, una hamaca y la mesa de trabajo, un baño ducha retrete, y la parte de la cocina sin cocina, solamente con una pila. Esta casa por su sencillez nos encantó.

Esa misma mañana nos acercamos a las Ruinas de Tulúm, pero decidimos no entrar por la cantidad de turistas, volvimos al centro, comimos algo de fruta, sin saber muy bien qué comíamos, y a la tarde fuimos las playas públicas, porque la ciudad divide sus playas, y la parte hotelera privatiza una sección entera de la costa.

Las playas del Caribe, con el cambio climático están repletas de sargazo, (algas de la Zurriola), así que esa imagen idílica que se ven en las fotos, cambia mucho.

La mañana del 19 nos dirigimos al Celote Xcaxelito, que se encuentra dentro de un parque natural, donde las tortugas van a desovar.

Los cenotes son puntos de agua dulce que surgen del suelo, están bastante fresquitos en comparación con la temperatura exterior, hay algunos como el Xcaxelito que está al aire libre, otros se encuentran en una cueva. Durante el recorrido vimos que había muchas palmeras con cocos e intentamos durante mucho tiempo intentar tirarlos con otros cocos; pero era tarea imposible porque están muy bien agarrados. Al final trepando por la palmera conseguimos bajar tres cocos. No es difícil sacarles el agua, lo que nosotros conocemos como coco, es solo la semilla que está dentro del propio coco que está colgando de la palmera. Con una navaja abrimos un un agujero, y a beber.

Si nos dedicamos a vender cocos podríamos ganarnos la vida ¡Los venden a 25 pesos!

En la mañana del 20, nos informaron que por 5 pesos podíamos desayunar, así que allí que fuimos, a un comedor social. Es una organización gubernamental que ha desarollado la llamada “campaña contra el hambre” y allí sirven comida a quien la necesite. Allí conocimos a Rogelio otro artesano, que había vivido mucho y conocía muchos lugares, y la cocinera una mujer seguidora del Barça. Nos contaron cuales eran las zonas fronterizas peligrosas, por donde viajar, y algún consejo que otro para nuestro viaje. Después de platicar, agarramos la mochila y a “ridear”.

 

Palmera Tulúm
Izar agarrando cocos

 

Guía práctica de Tulúm:

– Hay que evitar a toda costa la calle principal que cruza Tulúm para comprar o comer. Los precios son mucho mas altos, es mejor perderse entre las callejuelas de alrededor

– Las ruinas de Tulúm pueden verse desde la playa pública sin necesidad de entrar (eso si, desde lejos)

– Los colectivos son la manera más barata de moverse, pero los conductores juegan con los precios para turistas. A nosotros nos pidieron de más en alguno, y cuando lo discutimos nos pidieron la credencial de local; no es necesaria, nos hay ningún tipo de descuento para locales, no se dejen engañar.

-Para comprar bebidas en envase de cristal, se reutilizan los cascos y hay que llevarlos de vuela a las tiendas. (Por lo general, también en todo México.

– Hay tiendecillas que venden su comida hecha por la mañana ( como arroz, frijoles, espagueti..) por 15 pesos. Pero hay que tener cuidado con comprar por la noche, a ultima hora suele ser comida ya pasado por que se ha hecho temprano y hace mucho calor.

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *