info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
Tena, la puerta a la amazonía
abril 12, 2016
0

del 4 al 7 de marzo

Con la llegada de Ibon, era hora de ponernos en movimiento de nuevo y salir de Quito. Para retomar el rodaje con calma, decidimos ir de visita al Tena, la parte Oriental de Ecuador. Ya era hora de ver selva y ver por lo menos un poquito de amazonía.

El resto de voluntarios con los que trabajamos en la casa también decidieron unirse al trip, y acabamos siendo 10 personas en lugar de 3. Esto fue uno de los mayores retos del viaje; si organizarse dos es difícil, imaginaros un grupo tan grande en un mercado intentando hacer la compra.

Pasamos la noche en el autobús viendo horribles películas hasta llegar a la ciudad de Tena. El calor era sofocante ya a las 8 de la mañana y se veía caos al rededor. La ciudad, más que una ciudad, era un gigantesco espacio abierto en la selva donde miles de familias han construido sus casas y comercios sin mucho orden.

Nuestra couch nos esperaba en las afueras, en una comunidad llamada San Pedro. Pakarina y su hermano Timo viven de la forma más autentica posible, con techos artesanales (eso sí, gigantes) que crean diferentes espacios y en contacto total con la naturaleza.

IMG_8520_baja

 

Instalamos nuestras 4 carpas y nos pusimos rumbo  a nuestra primera exploración. El calor cada vez es más intenso y la humedad es increíble. Fuimos al río para refrescarnos e introducirnos al espectacular paisaje. Uno de los lugares más bonitos para bañarse tomando el sendero junto a la universidad de la ciudad. Se camina por unas 2 horas hasta la central de tratamiento de agua y a pocos pasos te topas con el río y el mirador… Se asciende en poco más de media hora y las vistas son espectaculares. Kilómetros y kilómetros de copas de arboles bajo tus pies.

amazonia

El segundo día decidimos ir a la famosa reserva de Misahualli. Hay que estar atento a los horarios de los buses desde Tena porque las salidas son apenas 2 por la mañana y el taxi es carísimo. Nosotros somos un pequeño desastre y más en un grupo tan grande así que terminamos pagando el taxi, que al menos entre 7 (si, 7 en un taxi) se deja pagar.

Nada más entrar nos ofrecieron un montón de tours en barco, visitas a aldeas, caminatas… Nosotros decidimos caminar por nuestra cuenta. Los senderos están muy marcados en las rutas principales y no hay problema. Caminamos por una hora por la orilla del inmenso río hasta llegar al puente para cruzarlo.

puente

 

Una vez cruzado el puente, a unos 20 metros hay un pequeño y escondido camino que te permite acceder a ver el enooorme Árbol del Duende de la reserva.

 

IMG_8465_baja

 

Nos dijeron que caminando por el bosque podríamos llegar a las aldeas locales y nos pusimos a caminar con más ganas. Tras un par de horas abriendo paso por un camino casi invisible empezamos a escuchar el rumor del agua. Topamos con una preciosa cascada con pozas para darnos un baño y refrescarnos. Por lo que nos decían ya casi no faltaba nada, y seguimos caminando.

Misahualli

De pronto vimos un claro, la luz entraba más intensa entre los arboles y corrimos a toparnos con la aldea. Nuestra decepción fue horrible cuando nos encontramos con un campo de tenis y piscinas; estábamos en un maldito hotel de lujo en la selva.

Totalmente decepcionados tuvimos que pedir una barca desde el hotel que nos cruzase el río y volver a casa. Volvimos a la plaza central de Misahualli y la decepción fue mayor cuando nos indicaron que si estábamos en el camino correcto y que en un kilometro más hubiéramos estado en la aldea… ¿Pero como es posible que la aldea este a un solo kilometros del lujoso hotel con piscina?

El tercer y ultimo día fuimos a la Laguna azul. Los autobuses desde Tena salen con más frecuencia que a Misahualli y cuestan unos 0.75 dólares. Hay que coger el bus dirección Talaj y bajar en el cruce de Tarapoto y tomar un taxi hasta la laguna o caminar unos 10 kilómetros.

El precio es de 2 -3 dolares (Locales / Extranjeros) y te permite entrar a todas las pozas y servicios del recinto. El lugar merece muchísimo la pena, el agua es cristalina. Pasamos la tarde en remojo y tomando fotografías y a la vuelta nos despedimos de nuestros amigos. Cada uno ya toma su camino; algunos a las marchas feministas de los pueblos de la amazonia, otros de vuelta a Quito… y nosotros rumbo a Baños, para empezar esta nueva aventura de tres.

Laguna azul -tena

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *