info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
Palenque
septiembre 3, 2015
0

28 de agosto a 2 de septiembre

Salimos de Campeche en dirección Palenque con la intención de parar en Escárcega. Pensabamos que un viaje tan largo era difícil de hacer mediante autostop… Pero una mano divina quiso que un Pastor, amigo de Carlos Vela, en uno de sus viajes mensuales, nos encontrase y nos llevase hasta nuestro destino. Un trayecto muy singular, abogando a la generosidad de Pastor, éste nos invitó a comer en un tugurio llamado “El Tigre”, que se encuentra a la orilla Champotón. Tras darnos el gusto de probar un Coctail de Pulpo con Camarones, y un delicioso pescado frito acompañado de una jarra de limonada, proseguimos el camino. Unas horas más acompañadas del mejor rockero religioso subetogas del estado, y conseguimos llegar a Palenque; la ciudad más fea-hermosa que hemos visitado hasta ahora.

Durante el viaje recibimos una grata noticia, podríamos alojarnos en un Hotel a cambio de nuestro trabajo como Diseñadores Gráficos. Así pasamos la tarde del 28, en un Hotel en medio del bosque con una piscina a nuestro alcance y con un dormitorio de ensueño en una palapa. Salimos a dar un paseo entre monos aulladores, hormigas rojas comepiés, y descubrimos un lugar del que Maialen se enamoró; El Panchan (Lee el artículo completo sobre el Panchan).

Las Ruinas de Palenque son para disfrutar. Es un poblado creado hacia el S. VI que en su apogeo guardó hasta a 8.000 indígenas mayas. Unas hermosas estructuras, un paisaje embaucador, y dos horas de rompe piernas subebaja de pirámides, nos demostró que los pesos que cuesta valen mucho la pena. Además incluye la entrada al Museo del Sitio.

A la tarde fuimos a visitar la ciudad de Palenque para darnos cuenta de que comparado con lo visto hasta entonces era más fea que el Patín. Tuvimos que volver pronto en combi, y con 80 pesos menos.

El día 30 pudimos encontrarnos con el encargado del hotel y nos encomendó la tarea de crear un plano ilustrado del hotel; es decir, dibujar los tipos de cabañitas, los pasos por el río..etc. Parece que estábamos en racha, y conseguimos quedar con una operadora de Tours para intercambiar el viaje a Flores, por el diseño de un tríptico.

El resto de días los pasamos entre dibujos y maquetaciones trabajando en el hotel, pero siempre durmiendo acompañados de monos y lagartijas :)

Nuestro ultimo día en Palenque lo aprovechamos dándonos un banquete, y tatuándonos una rosa del viento maya, los cuatro caminos.

tattoo_maya

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *