info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
La Pausa
mayo 6, 2016
1

Después de casi nueve meses, como algunos ya sabéis, hemos decidido hacer una pequeña pausa para volver a casa. Después de este tiempo nos hemos dado cuenta de que vivir conociendo mundo es nuestra meta, pero poco a poco nuestras fuerzas se han ido desgastando. No porque no hayamos disfrutado, sin duda, afirmo que ha sido la mejor experiencia de nuestras vidas. Viajar es y será siempre nuestra mayor pasión.

Los últimos meses han sido muy intensos, y después de entrar en Perú, un país tan espectacular, nos dimos cuenta de que no apreciábamos las cosas con la misma alegría y optimismo que al principio. Y es que, es duro llegar a un sitio turístico que has visto en millones de fotos, un lugar que llevas tiempo deseando ver y simplemente no te sorprende, porque se parece demasiado al que viste hace una semana. Algo en tu cuerpo te advierte de que necesitas una pausa para poder volver a esos mercados de México en los que nos volvíamos locos como niños y solo queríamos explorarlo todo.

En nuestro último mes en Perú,

Izar e Ibon tuvieron una gastrointeritis, que por lástima comenzó en el desierto de Paracas, y los llevó a una deshidratación importante. Al llegar al hospital, no hubo problema y con suero y antibiótico todo parecía arreglado. Fue entonces, por mala suerte descubrimos que Izar era alérgico al antibiótico. Esto le causó una reacción muy fuerte en la que se le obstruyeron las vías respiratorias y no conseguía pedir ayuda. Cuando otro paciente alarmó a los doctores, consiguieron reaccionar a tiempo y reanimarlo antes de que perdiese el conocimiento. Gracias a los buenos pulmones de Izar y una ayuda a base de adrenalina consiguieron no intubarlo y mantenerlo consciente.

Ahora nos sentimos cansados, porque pasamos verdadero miedo en ese hospital en el que los doctores comían helados mientras atendían, y tenias que ir a una caja cada vez que necesitabas comprar una aguja para cualquier tratamiento. Decayeron los ánimos y nos han hecho reflexionar; queremos unos cuantos mimos de casa, empezar nuevos proyectos y volver a cargar las mochilas con energía.

Por eso hacemos esta pausa. Nos despedimos en Bolivia, para retomarlo después en Chile o Argentina y volver a disfrutar de que todo nos sorprenda. No para ver más museos ni ruinas, sino para volver a sentir todas esas experiencias que nos han llenado el corazón:

 

  • Nuestro pánico por el retrasado aterrizaje, y Darwin llegando una (a)horita más tarde para demostrarnos el horario mexicano
  • Miguel haciéndonos reflexionar de la necesidad de un trabajo itinerante
  • Nuestra primera noche en hamaca, con Viri y Chris
  • El pastor al que Dios mando recogernos cuando ya llevábamos 2h esperando en la carretera
  • Nuestro primer trabajo en un hotel, entre monos aulladores.
  • La vida entregada al arte de Abi
  • El primer viaje en la parte trasera de una pick up
  • Las tapadas indígenas contra el gobierno en Guatemala
  • La belleza de Atitlán y aprender a hacer tortillas y tamales con María y Rosa
  • Las chelas con Alejandro, Alejandra y Pablo en Antigua
  • Viajar en el techo de una camioneta y llenarnos de tierra
  • El partido Mexico vs USA con Lalo, Oscar y Dani (Vivir en bicicleta ) en San Cristóbal
  • El botaneo de Tuxtla ¡para refrescar el calor!
  • Hacer fotos, y que alguien como Jorge valore nuestro trabajo :)
  • Conocer al mejor de los jefes en Puerto Escondido
  • El Día de los Muertos en Oaxaca y bailar hasta que nos dolieron los pies
  • El imposible ritmo de fiesta de los chicos del D.F.
  • Despedirnos de México entre lágrimas
  • Que una desconocida te preste su apartamento porque llegas a media noche a Bogotá
  • Probar el delicioso patacón con ahogao
  • Irnos de barbacoa a una finquita a las afueras de Bogotá con Daniel, Jairo, Carlos y Bruno
  • Que te hagan bodypainting en medio de una cafetería
  • Que todo el pueblo minero nos ayudase tras quedarnos en la carretera en la noche
  • Ver como lavaban el oro
  • Que una iguana nos haga saltar a la mesa en pleno desayuno
  • Llegar al imposible Cabo de la Vela
  • Dormir a ritmo de Reggae en Playa Blanca
  • Vivir 3 días con un camionero para volver de la costa
  • Enamorarnos de una finca, ir a trabajar y salir con una nueva familia de Colombia
  • Sujetarnos a una silla en Cali ¡Para que nadie nos saque a bailar!
  • La más preciosa ducha al aire libre en casa de Damián
  • La familia que lloró al despedirse, luego de solo compartir dos días con ellos en Ibarra
  • Los colores del Carnaval de San miguel de Guaranda
  • Una clase de Biodanza y hacer verdaderos amigos con un abrazo
  • La belleza de la voz de Carlos, en una casita en lo más alto de Quito.
  • Las mujeres de la escuelita; que luchan por una educación feminista.
  • Las mejores noches en La Casa, con hogueras y guitarras.
  • Camilo y Sebas, que nos volvieron completamente locos :)
  • Nuestras peleas por el cilantro y las risas de la Tia Gloria y Paz
  • La mujer del mercado, que nos abrazó el ultimo día en Quito y nos deseó mucha suerte, de la de verdad.
  • Poder ver la inmensa Amazonía, como si fuera un montón de brócoli
  • Ver el volcán Tungurahua erupcionar,completamente solos en la montaña.
  • Las jornadas libertarias de Cuenca, y aprender sobre veganismo popular
  • Cruzar a Perú, y ver una duna por primera vez
  • Caernos mil veces haciendo sandboarding
  • Convivir en un gimnasio de Muay Thai y enseñar euskera a un Peruano ¡Potolo! 😉
  • Las cumbres nevadas de Huaraz, y sentir con añoranza el frio.
  • Superar un episodio dificil de hospitales entre risas, porque la administradora se estaba comiendo un perrito caliente en la oficina

Y todo esto, es solamente un pequeño pedacito de todo lo que hemos hecho este año. Gracias a todos los que habéis estado ahí y a los que nos habéis echado de menos desde lejos ¡Os queremos!

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

1 comment

  1. Mi aprecio y mi cariño infinito, viajan con vosotros. Qué esa pausa y vuestra gente os de el aliento para todo nuevo proyecto. Seguid riendo y soñando con fuerza. Besos y abrazos. Os quiero