info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
El Estor, la orilla del lago Izabal
septiembre 13, 2015
0

7 al 11 de agosto

No podíamos imaginar que la recorrer el camino desde El Remate a El Estor iba a ser tan fácil.

Por la mañana temprano, después de comprarle unas láminas y hacer unos tratos con Abi, agarramos las mochilas y nos dirigimos a la carretera principal. Diez minutos después, ya estábamos subidos a una pick up con el viento en la cara dirigiéndonos a Flores.

Allí, después de una parada en el supermarket, René, un trabajador comercial de Coca Cola paró a nuestra señal de “ride”. No tardamos en ponernos a placticar, 32 años trabajando para Cocacola, una hija preciosa, y una lista de contactos interminable, hasta una amiga hondureña en España. Fueron las primeras Gallo que probamos de su mano, las cuales agradecemos de corazón, al igual que el trayecto y la conversación que nos regaló.

Al llegar a Río Dulce, vimos que parte de los vecinos descontentos con ciertas irregularidades durante la votación electoral, habían salido a la calle a manifestarse. Cerrando así las carreteras a El Estor. En Río Dulce, ante la situación, saqué la cámara para echar unas fotos, no tardaron en acercarse a mí y preguntarme de que medio venía. Di alguna media contestación y me dejaron sacar varias fotografías. Al rato me enteré, que sacarlas puede llegar a ser peligroso. Ahí queda el detalle.

Más tarde conseguimos ride a El Estor y allí nos encontramos con la encantadora Lucía, una mujer fuerte e independiente, que tiene una finca con muchos animales y una casa preciosa al borde del lago.

Allí nos dio la bienvenida con un caldo espectacular (nos vio muertos de hambre). Al atardecer nos llevo a dar un paseo por el pueblo y a ver la minera; la fabrica más grande que hemos visto en nuestras vidas.

Al día siguiente fuimos a visitar la finca, y conocimos a las familia indigenas que trabajan allí. Nos enseñaron a los pollitos, y gallinas, a los cerdos…Y pude disfrutar de un rato jugando a la pelota con Tuco, que sabe montar a caballo mejor que muchos y su hermano pequeño. Al rato intentamos volver a la casa, pero ya nos habían cerrado el paso, así que como se acercaba la hora del almuerzo volvimos a la finca, vimos matar a una gallina por primera vez, desplumarla y cocinarla… Y volvimos a comer caldo con gallina, Maialen no se divirtió mucho. Por la tarde poco pudimos hacer, esperar con los pies a remojo a que abrieran la carretera.

indígena el estor

El miércoles, madrugadores, fuimos a Río Dulce con el objetivo de conseguir un pasaje a Livingson, contactando con diversas compañías. Todo quedó en el intento. Allí pasamos la mañana, sacando fotos en un hotel, que servía como apoyo económico a un orfanato llamado Casa Guatemala. Tras una breve y económica comida volvimos al Estor, con un trailero nicaraguense, padre de 6 hijos. Nos habló de la guerra de Nicaragua, de como el pueblo ganó, de como la educación puede ser tan importante. Tras una charla socialista, paramos a pedir unas cocacolas, que el capitalismo todavía tiene mucha fuerza. Allí dejamos el trailero, en El Estor sin poder salir, porque le habían cerrado la carretera. Por la noche tocó tortilla de patatas.

Este jueves nos hemos despertado con uno de los mejores desayunos hasta ahora, (pero no olvidamos los plátanos fritos con queso y crema). Pero tocaban pancakes en forma gofre; con sirope de arce, mantequilla, fresa, vainilla…todo un desayuno de golutos, que seguramente no quemaríamos en nuestro bañito de la tarde en el río.

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *