info@rutacaracol.com +0034 653 75 13 16
Eje Cafetero
diciembre 10, 2015
0

El Eje cafetero nos cautivo desde nuestra entrada. El autobús empezo a ascender por un puerto interminable rodeado un verdor espectacular.

Pequeñas fincas cafeteras nos daban la bienvenida desde las empinadas lomas. Llegamos de Bogotá a Armenia en 7 horas, cuando ya la noche y las luces de la ciudad se nos hechaban encima.

Tuvimos un pequeño desliz entre la calle 16 y la 16 norte y parece que llegamos al lugar equivocado. Por fin nos intalamos en el hostal Casa Quimabaya, y Laura y Diana, las propietarias nos invitaron a cenar en su nuevo Café. La estancia en Armenia fue estupenda, y entre unos nos hicieron unos “Casi expertos” en café.

Cuando estabamos a finales de nuestra corta estancia, decidimos hacer una pequeña excursión a Salento. Llegar fue una grata aventura, empezamos por hacer autostop, y paramos en un pequeño pueblito llamado Circasia. Nuestro amigo conductor nos invito a un café en la plaza del pueblo (si, aquí todo va sobre café). La plaza central, era una plazita colonial llena de casitas blancas con puertas y ventanas de colores tropicales.

Seguimos nuestro camino hasta Salento, y despues de una pequeña visita por el centro de la ciudad, decidimos tomar un Jeep que nos llevase hasta el Valle de Cocora.

IMG_2837_baja

El paisaje nos abrumo, parecimos estar en medio del paisaje de Lost. Amplios campos decorados con gigantescas Palmeras. Empezamos una pequeña caminata de 2h, que adentrandonos en la selva, siguiendo el río nos llevaría hasta Acaime, el refugio de los Colibris. Revoloteaban por todas partes, y con la entrada nos regalaron un chocolate caliente.

IMG_2910_baja

Bajamos haciendo Dedo a Salento otra vez, y estuvimos tomando algo en el Camino Real parrilla bar gril. La terraza es espectacular y la noche encienden la chimenea en el jardín.

A nuestra vuelta, nos pidierón una colaboración en el hostal para una chica que hacia bodypainting en directo. No sabemos como, Maialen acabo llena de colores en la cafetería del hostal. Fue una experiencia increible, y esa misma noche conocimos a dos viajeros de Euskal Herria; Iñaki y Jorge.

IMG_3191_baja

Al día siguiente nos sumergimos en la cultura Cafetera de pleno. Lo llamaremos “nuestro día del café” porque fue un no parar. A la mañana conocimos a Adrian, el propietario del café Fika. Es un autentico apasionado de esta bebida, y un gran luchador de la cultura cafetera y su calidad. En Fika, se prepara con mucho mimo cada taza, es un autentico arte contemplar como lo preparan en Dripper frente a ti, te hacen saborear y disfrutar el café especial y sus aromas.

Para completar el día, gracias a las chicas de el hostal, fuimos a hacer un tour cafetero por la Finca Alsacia de Don Leo. Otro luchador, campesino desde que era niño y en primera fila contra toda la industria del mal café. Para él, lo más importante es poder darles una vida digna a sus trabajadores, y acabar con la discriminación del campesino, su esclavitud y dar un café de calidad al consumidor.

Eje Cafetero
Finca Alsacia en Buenavista, Quindío

 

 

CompartirShare on Facebook0

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *